La diversidad como eje central en la estrategia de negocio

867

Por Rafael Ayala, Gerente de Comunicaciones de Siemens Perú, Ecuador & Bolivia

Durante los últimos años las estrategias de diversidad, equidad e inclusión han tomado mayor relevancia en los departamentos directivos de las empresas y, lejos de debilitarse ante el contexto pandémico mundial, se ha evidenciado un interés particular por impulsarlas, ya que ahora se reconoce su impacto en el compromiso social y en el impulso de la competitividad.

Según el estudio denominado La Diversidad Importa, elaborado por la consultora McKinsey & Company, las compañías que han implementado políticas de diversidad e inclusión tienen 35 % más probabilidades de lograr rendimientos financieros por encima de su competencia, es por ello que la propuesta de valor ha cambiado.

Ahora las empresas buscan diferenciarse principalmente por la conexión que logran tener con la sociedad, en segundo lugar, por sus valores corporativos y, finalmente, pretenden ser reconocidas por la calidad de sus productos. Esto evidencia un importante cambio de paradigma, por lo que cada vez más, las organizaciones buscan adaptarse a las personas y a las comunidades donde operan.

Contar con líderes capaces de entender la diversidad como estrategia es una palanca necesaria para la transformación de las empresas hacia nuevos modelos como los que demanda este nuevo entorno. Sin embargo, aunque ellos gestionen eficazmente la diversidad empresarial para que todas las personas puedan desarrollarse y optimizar su talento, también resulta necesario contar con profesionales inclusivos, porque la inclusión en una empresa es un cambio cultural que involucra a todos los colaboradores.

En este sentido, el compromiso de una compañía con la igualdad y la inclusión de la diversidad se debe evidenciar desde el proceso de contratación, hasta la retención del talento. El objetivo sigue siendo el mismo, incluir en las plantillas a aquellos profesionales que se encuentren preparados y cualificados para que aporten valor a la organización, indistintamente de su condición, género, opción sexual, etc.

Una plantilla diversa fomenta un clima de trabajo favorable donde todos los colaboradores saben que sus voces y opiniones importan y se ven reflejados en todos los niveles de la organización, permitiendo también seguir impulsando la innovación para los clientes.

Rafael Ayala

SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios