El empleo no se destruye: se crea, se desarrolla y se evoluciona

2437

Por Pilar Llacer, profesora de EAE Business School y Doctor Investigador Principal EPyCE

El trabajo, las posiciones, las competencias y el mundo empresarial han cambiado de forma exponencial en los últimos 20 años. Y el punto de inflexión no es el hecho de que el entorno laboral sea diferente, cosa que se ha producido a lo largo de toda la historia, ni que la tecnología vaya a sustituir todo el trabajo, sino la velocidad del cambio y la experiencia de las personas.

¿Es la tecnología la culpable de que los trabajos relacionados con la ganadería, la agricultura, la banca y tantos otros sectores se destruyan? No, porque como expliqué en mi artículo anterior a los lectores, el empleo no se destruye, se transforma.

Y la sostenibilidad del mundo del trabajo no consiste en que todo el mundo estudie STEM (ciencias, tecnología, ingeniería y matemáticas), sino en la capacidad de generar ideas y en nuestra creatividad. Estas serán las mejores garantías de una empleabilidad exponencial.

Si en mi artículo anterior explicaba cómo han de afrontar las empresas esta transformación laboral, hoy les toca a los trabajadores. Porque y aunque está claro que la tecnología provoca que el ecosistema laboral cambie, sobre todo hace que se transforme la forma en que las personas nos relacionamos con el trabajo.

La inteligencia artificial obliga a tener una visión diferente del trabajo. El trabajo no sólo se encuentra o se busca, el trabajo se crea, se desarrolla y se evoluciona. Por eso la capacidad de aprendizaje y de emprender, serán las competencias básicas para cualquier profesional.

Tanto si se van a destruir, como si se van a crear millones de puestos de trabajo, todo profesional tiene que ser capaz de crear su propio trabajo, su propia forma de saber impactar y crear valor. No hay sectores con más futuro que otros. El propio concepto de sector se ha quedado obsoleto. ¿En qué sector ubicamos a Amazon, Google o Facebook? ¿No venden todas las marcas experiencias?

Las nuevas profesiones no existen, se están creando. Y muchas desaparecerán solo 2 años después de ponerse de moda como los community managers o los influencer.  Y sólo se podrá llegar a ellas con creatividad y pasión por un aprendizaje constante.

Vivimos en un mundo de velocidades y tiempos muy diferentes según la edad. Hemos viajado desde “un trabajo para toda la vida y cuantas menos veces te cambies mejor” de la generación de mi abuelo y de muchos profesionales, a una generación que quiere y debe asomarse a muchas experiencias, incluida la de su propia aventura de emprender.

“Los Millenials no tienen compromiso” comentan muchos directores de recursos humanos encuestados en el quinto informe EPYCE 2018: Posiciones y Competencias más demandadas. No me extraña, porque quizás el concepto de tiempo para un Millenial tiene un sentido diferente, o pudiera ser que nuestra tradicional percepción del compromiso y la lealtad, hoy sean otras.

Y pueden llevar razón en su nueva percepción porque a lo largo de los 5 años del informe EPYCE, hemos podido contrastar que las profesiones y competencias más demandadas fluctúan, aparecen posiciones nuevas y otras desaparecen.

Hace 10 años trabajos como: jefes de obra, arquitectos, directores de oficina bancaria, diseñador flash eran los más demandados. Hoy parece que si no eres Data Science o en tu currículum no aparece nada de Big Data, no vas a encontrar nunca trabajo. Pero recuerda, el trabajo no se destruye, se transforma y se transformará más.

Así que no persigas las modas, los conocimientos digitales son hoy como los idiomas, un básico ya para cualquier profesional de cualquier edad. Pero la creatividad, lo diferente y la pasión nunca se deconstruyen.

Comentarios