4 habilidades y actitudes para hacer exitoso un equipo de trabajo

742

Entendemos por un equipo de trabajo al conjunto de personas que comparten una visión en común, que tienen habilidades complementarias y cuyas tareas generan sinergias variadas.

Pero, ¿Cuáles son esas habilidades y actitudes que deben guiar a una persona para poder trabajar y hacer exitoso un equipo de trabajo? Tatiana Parodi, Consultora Asociada de LHH DBM Perú, comparte los siguientes aspectos: 

Tatiana Parodi, Consultora Asociada de LHH DBM Perú.
  1. Conocer cuál es la identidad del equipo y misión común: Conocer cuál es la mística, valores y cultura del equipo de trabajo, cómo se interrelacionan. Solo de esa manera podrán definir cómo trabajar en el día a día. Se debe asegurar que esos valores sean el respeto y reconocimiento a las competencias diferenciadas de cada uno.
  2. Tener claro los qué, cuándo, quién y  cómo: Los qué y cuándo son lo primero, qué cosa tenemos que hacer, cuáles son los objetivos a cumplir y cuándo tenemos que terminar esta tarea. El quién  es, mirando estas habilidades complementarias y fortalezas de cada uno, definir, designar y  proponer roles y funciones que cada uno tenga que asumir,  y el cómo no significa decirles cómo tienen que hacer su trabajo, sino abrir y crear espacios de debate y aportes de mejora en cada paso del proceso. Cada miembro del equipo debe saber que puede participar y opinar con libertad, estar seguro que sus aportes serán siempre valorados y validados. Al debatir y discutir de manera sana en cada uno de los espacios de trabajo, se irán creando forman dinámicas, distintas y disruptivas para saltar los obstáculos que se presentan en el camino. 
  3. Habilidad de retroalimentación positiva que a su vez contempla otras dos habilidades: la empatía y la asertividad. Ser asertivo es decir las cosas que tenemos que decir con respeto, tratar de no  vulnerar nunca las emociones y sentimientos de la persona cuando estamos conversando sobre sus oportunidades de mejora. Esta es la mejor habilidad para poder guiar a un equipo de alto desempeño.
  4. Es vital seguir transmitiendo alegría, optimismo, entusiasmo y  energía. De nada sirve que le preguntemos al equipo cómo va, y le digamos que cuente con nosotros si el pesimismo nos acompaña o estamos permanentemente desbordados emocionalmente. Vivir en permanente oscuridad aleja a las personas y puede convertirse en el mayor interferente para sostener conversaciones sanas entre los miembros del equipo.  El optimismo realista aporta energía, alegría; es la gasolina del equipo y sostiene la motivación. La confianza, expectativas y resultados mejoran cuando nos guían personas luminosas, que rompen barreras, que no temen lo adverso porque pueden ver salidas y soluciones en cada paso.

SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm 

Comentarios