¿Cómo lograr una comunicación organizacional efectiva?

3582

Uno de los principales retos a los que se enfrentan todas las organizaciones a la hora de mejorar su efectividad es mejorar sus hábitos de comunicación interna, un conjunto de prácticas y normas no escritas que forma parte de todas las culturas corporativas y que normalmente se encuentra fuertemente enraizado en ellas.

La falta de hábitos de comunicación efectivos supone un serio obstáculo ante cualquier otro proceso de cambio y mejora que se pretenda llevar a cabo en la organización, en la medida que afecta sustancialmente a la transmisión y el entendimiento de qué se quiere hacer, por qué y para qué se quiere hacer o cómo se quiere hacer.

Comunicar con Franqueza Radical

Kim Scott, autora del libro “Franqueza Radical: cómo ser un gran jefe sin perder tu humanidad” propone una matriz que considera dos factores clave de la comunicación efectiva: el cuidado personal y el desafío directo.

De la combinación de estos dos factores, se derivan cuatro posibles tipos de comunicación:

La insinceridad manipuladora: Tiene lugar cuando ambos elementos están ausentes. La persona no nos importa y tampoco queremos meternos en problemas. Le decimos lo que nos resulta más cómodo, a sabiendas de que le resultará poco o nada útil.

La agresión ofensiva: Tiene lugar cuando el desafío directo se lleva a cabo desde la ausencia del cuidado personal. Comunicamos de forma sincera y abierta, pero sin haber demostrado antes a esa persona que nos importa y que realmente queremos ayudarla.

La empatía ruinosa: Es el error más común en las organizaciones, y se produce cuando existe una preocupación genuina por la otra persona, pero se evita el desafío directo. La empatía ruinosa es una forma de comunicación egoísta, en la medida que, bajo la excusa de no herir a la otra persona, nos comunicamos con ella de forma inefectiva, cuando la realidad es que lo hacemos porque decirle las cosas tal y como son nos genera incomodidad.

La franqueza radical: Es el modelo de comunicación efectiva que propone Kim Scott. Consiste en dejar claro a la otra persona que nuestras ganas de ayudar son genuinas, que nos importa, y que es desde este interés sincero desde donde le ofrecemos información real y relevante con el convencimiento de que le puede resultar útil.

En ese sentido, decir las cosas como son, pero con humanidad, es la forma más efectiva de hacer llegar información útil y relevante a los demás. Esta forma de comunicar, la franqueza radical, es una competencia y, por tanto, cualquier persona puede aprender y practicar el feedback efectivo.

Comentarios