¿Cómo saber si eres “workaholic” o adicto al trabajo?

2048

Se dice que el colaborador sano sueña con sus vacaciones mientras está en la oficina. En cambio, el workaholic sigue pensando en los pendientes aún de vacaciones.Hoy en día no se habla del colaborador explotado, sino del profesional de éxito. Situación que favorece la falta de conciencia del problema.

Esta clase de adicción no se puede reconocer fácilmente, señala Pilar Conde, directora técnica de Clínicas Origen para El País, pues explica que “socialmente se aplaude a quien se involucra mucho en su trabajo”. El problema comienza cuando el compromiso con su carrera se transforma en una obsesión por hacer cada vez más.

Principales características

Para detectar los signos de una persona workaholic, Tatiana Cuadros, psicóloga clínica, señala que el colaborador se caracteriza por permanecer más tiempo de lo debido en la oficina y/o trabajar fuera de su horario (posiblemente desde su casa) y pierde horas de sueño por trabajar.

También, las personas adictas al trabajo sustituyen su vida privada por su desempeño profesional, indica Emilio Lafferranderie, director de la Facultad de Psicología en la UPC“Puede que esta persona se levante de madrugada angustiada por temas de la oficina y no percibe fatiga aunque descanse muy poco”.

Lafferranderie agrega más síntomas, como irritabilidad, pérdida de interés en actividades extralaborales, imposibilidad de desconectarse del trabajo, insomnio e incluso falta de deseo sexual.

Profesionales de éxito

Existe un doble discurso laboral, señala el docente. Explica que el ‘burnout’, es decir, el síndrome de agotamiento laboral, está disfrazado de eficiencia. “Vivimos en una cultura que alienta el rendimiento como sinónimo de valoración profesional”, comenta Lafferranderie.

Por eso, una persona que sufre de esta condición puede reconocerse como workaholic y considerarse un trabajador ejemplar. Sin embargo, no todas las personas tienden a convertirse en adictas.

Personalidades con tendencia al perfeccionismo, la producción exagerada y con sentido de urgencia son las más propensas a hacerse adictas al trabajo, sostiene Cuadros. “Si la persona no concluye una actividad, se siente incompleta y no puede dejarla para el día siguiente”.

El problema con ello es que “difícilmente saben administrar su tiempo con las tareas. No diferencian lo importante de lo urgente. Es por eso que pareciera que no terminan nunca”, dice la especialista.

Fuente: Gestión


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios