¿Cuáles son los pasos para trabajar nuestras referencias laborales?

983

Nuestras referencias no nos consiguen el empleo, pero sí tienen el potencial para impedir que lo obtengamos.

Cuando se participa en un proceso de transición laboral, los empleadores potenciales querrán saber qué dicen las referencias acerca de nosotros. Por ello, nos solicitarán nombres de nuestras referencias laborales.  “Trabajar este tema es muy importante porque tenemos que asegurarnos que todo lo que digan de nosotros, genere credibilidad”, señala Rosario Almenara, vicepresidente de LHH DBM Perú.  

MIRA: Crehana anuncia la compra de Acsendo para integrar nuevas soluciones de gestión de talento humano

La especialista comparte algunas acciones de cómo debemos trabajar nuestras referencias laborales:

  1. Crea una hoja de referencias con los nombres de las personas, datos de cómo ubicarlos (celular, correo electrónico, cuál era la relación laboral que tenías con cada uno, en qué compañías y años has trabajado con cada uno de ellos). Hay que tenerlo preparado porque no sabemos en qué momento nos lo pueden solicitar.
  2. Selecciona a las personas que serán tus referencias. Nos van a pedir como mínimo el nombre de seis personas, pueden ser dos jefes, dos pares y dos colaboradores. Es importante haber coordinado previamente con cada uno de ellos.
  3. Reflexiona en cómo contactar las referencias. Es necesario haber conversado con cada referencia, establecer pautas de cómo los podrían contactar y avisarles cuando se otorgue su nombre, a fin de que no sean sorprendidos y estén a la espera de cualquier llamada o contacto.
  4. Prepara notas sobre los puntos a conversar con las referencias y sobre las diversas preguntas que les podrían realizar acerca de nosotros. Para ello, recomiendo:
  • Comparte tu CV con la referencia porque le podrían preguntar sobre algún logro o resultado alcanzado cuando trabajaron juntos, y no necesariamente recuerde ese logro o resultado en particular.
  • Realiza preguntas acerca de tus rasgos o características personales, los positivos y también los negativos.
  • Coordina acerca de una debilidad o punto a desarrollar, en qué casos se ha dado y cómo uno ha ido mostrando mejoras.
  • Conversa acerca del mensaje de salida ¿Por qué hemos salido de la empresa? El mensaje de ambos debe ser similar y debe ser una frase breve, positiva y creíble.
  • Finalmente, hazle la siguiente pregunta “¿me volverías a contratar?”.

“Por último, quisiera recordarles que nuestras referencias no nos consiguen el empleo, pero sí tienen el potencial para impedir que lo obtengamos. Por ello, es importante trabajar el tema de las referencias laborales y mantener contacto siempre con ellos”, sugirió la especialista.


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios