Deporte y trabajo, ¿conciliación en las empresas?

2124
Si eres de los que pone como excusa para no ir al gimnasio que sale muy tarde de trabajar o que la oficina le consume todo el tiempo, te informamos que hay una alternativa a tu problema.

De un tiempo a esta parte empieza a establecerse una tendencia en la que las empresas fomentan el deporte en las horas de trabajo.

TAMBIÉN PUEDES LEER: ¿GIMNASIO EN LA OFICINA? , UNA TENDENCIA QUE COMIENZA A IMPONERSE EN LAS EMPRESAS

Deporte, el salario emocional más valorado por los trabajadores europeos

Grandes compañías de la Unión Europea han incluido en los últimos años al deporte como uno de sus ‘salarios emocionales’ con los que retribuyen a sus empleados.

Uno de los países en los que el deporte supone ya una parte importante de la relación laboral entre las compañías es Suecia. 

Henrik Bunge, director de una empresa en Suecia ‘obliga’ a sus empleados a hacer CrossFit con evaluaciones periódicas sobre su estado físico. “Tenemos mucho que aprender de la cultura del deporte”, asegura este CEO.

En el sector privado, y sin movernos de Suecia, encontramos otro caso paradigmático de cómo el deporte se ha implementado en la vida diaria de los trabajadores. La compañía que lo protagoniza es Björn Borg, dedicada a la moda deportiva.

Más allá de la referencia al famoso tenista, el culto al fitness se desarrolla tanto en el ámbito profesional como en el de salud y el bienestar de los empleados.

Sus resultados positivos ha repercutido en los beneficios económicos de la empresa creciendo casi un tercio en los tres últimos ejercicios (2013-2016). Pero sobre todo, en términos de compromiso de los trabajadores con el proyecto empresarial.

Ahí es donde reside, para algunos expertos, la clave de por qué el deporte no debería ser el fomento considerado como un gasto prescindible para las grandes compañías. 

Puesto que ayuda a mejorar la autoestima, sirve como vía de escape del estrés acumulado, favorece el trabajo grupal y tiene efectos sobre la salud de los empleados y, por ende, sobre el absentismo laboral. 

Panorama local

En nuestro país, por ahora no existe ninguna cláusula laboral que obligue a los trabajadores a hacer deporte, aunque sí se está empezando a aconsejar. Una de las primeras empresas en sumarse a la ‘comunión’ entre deporte y trabajo ha sido el Banco Pichincha.

Esta empresa, a través de un convenio con la cadena deportiva Bodytech, ha implementado un gimnasio con equipamiento de última tecnología para uso y disfrute de sus empleados en sus horas libres.

A pesar del caso del Banco Pichincha, parece que, por ahora, la moda de instaurar el deporte también desde la oficina aún tardará algún tiempo en popularizarse. 

Comentarios