Las 4 principales tendencias en Recursos Humanos para este 2024

139

Descubre las tendencias en Recursos Humanos (RRHH) que serán claves este año. Anticípate y planifica tus próximos pasos.

Lima, 12 de enero de 2024.- Quienes integran hoy los equipos de Recursos Humanos saben bien que su rol ha evolucionado más allá de las tradicionales funciones administrativas. Hoy más que nunca, cuando el contexto laboral se encuentra en una transformación sin precedente, nos encontramos en un momento crucial en el que la intersección entre la tecnología y la gestión del talento adopta una posición definitoria a la hora de establecer la estrategia empresarial.

Precisamente por ello, te invitamos a explorar cuáles serán las tendencias que darán forma a los Recursos Humanos en 2024, y que seguirán profundizando la transición hacia un enfoque más ágil, centrado en el bienestar de las personas y potenciado por la inteligencia artificial y otras nuevas tecnologías. 

Tendencias en Recursos Humanos para el 2024

A medida que iniciamos una nueva temporada laboral, es importante tener presente los temas y tendencias que marcarán el rumbo de estos días. Dentro de estas, hay cuatro que diversos reportes y encuestas destacan por presentarse como las de mayor interés para las áreas de Recursos Humanos dentro de empresas líderes a nivel mundial.

Con un 2023 marcado por cambios constantes y la crisis, el bienestar de los colaboradores aún se mantiene entre las prioridades para las compañías. De igual modo, con los nuevos modelos laborales híbridos reafirmándose y la IA artificial avanzando a pasos acelerados, los gestores de talento ya están buscando cómo potenciar sus habilidades tecnológicas, así como la mejor manera de incluirla en sus procesos. A continuación, podrás conocer las 4 principales tendencias que marcarán el año.

1. Inteligencia artificial (IA) para una transformación digital integral

Si bien la inteligencia artificial ya es utilizada en Recursos Humanos de una pluralidad de formas, la tendencia en 2024 será hacia una transformación digital integral, que no se limitará sólo a la implementación de herramientas digitales. Por el contrario, se espera que las empresas hagan una reevaluación de los procesos end-to-end, desde la adquisición de talento hasta su desarrollo y retención, para aprovechar al máximo el potencial de las nuevas tecnologías

“La inteligencia artificial generativa nos está permitiendo automatizar innumerables tareas de adquisición y gestión de talento, así como mejorar, refinar y optimizar muchos procesos. Proporciona soporte y asistencia verdaderamente inteligente, lo que reduce la fricción y mejora la experiencia del empleado cuando se trata de obtener respuestas e información. Nos ayuda a tomar decisiones más inteligentes en todo, desde la contratación hasta la participación y la entrega de servicios”, escribe al respecto la autora especializada Meghan M. Biro, en un artículo para Forbes

Así, se espera que la automatización de procesos continúe evolucionando en Recursos Humanos, pero dando un paso más hacia un nuevo y mejorado nivel de desarrollo. 

De igual modo, y si bien los sistemas de Big Data están cada vez más difundidos en las organizaciones, el foco a futuro estará puesto en el perfeccionamiento de la gestión de los datos, cuyo volumen continúa creciendo a partir de la implementación de la inteligencia artificial. En consecuencia, los profesionales en Recursos Humanos continuarán afianzándose como un eslabón estratégico, en tanto que su capacidad de comprensión de la organización los coloca en una posición clave para comunicarse efectivamente con los escalafones a cargo de la toma de decisiones.

Pero, para que lo antedicho pueda concretarse, será necesario que el entorno laboral en su conjunto evolucione hacia una mentalidad de aprendizaje continuo que posibilite la preparación y la adaptación de los colaboradores a cambios rápidos. Es también en este proceso, que los expertos en RR.HH. serán protagonistas, al favorecer este cambio de perspectiva entre los trabajadores, tanto a lo largo como ancho del organigrama institucional. 

2. Rediseño de la cultura organizacional para entornos híbridos

No hay dudas de que la experiencia de la pandemia y las adaptaciones a la que ésta obligó supusieron enormes aprendizajes. Sin embargo, muchas organizaciones se encuentran todavía en camino de redefinir su cultura organizacional a partir de un mundo laboral en el que el trabajo remoto y los entornos híbridos, junto con el cambio de mentalidad y expectativas que ambas conllevan, son una realidad en crecimiento. 

En este marco, caracterizado por una disminución de las interacciones en persona, menor tiempo en las oficinas y una reducción de los ecosistemas de empleados, la tendencia será hacia cultivar la conexión y la alineación a una nueva cultura organizacional. Punto clave, en tanto que ambos aspectos repercuten directamente en el rendimiento y la retención del personal, explica Gartner

En este sentido, agrega el reporte, las mejores empresas buscan activamente generar en sus colaboradores una conexión emocional con su cultura organizacional y los equipa para crear micro-culturas vibrantes y saludables. Así, sin importar dónde estén, pueden saberse parte y encontrar sentido a su trabajo. 

Esto, no obstante, no se traduce automáticamente en que el trabajo vaya a ser hecho. Emerge aquí otro factor clave a cuidar especialmente: el nivel de estrés del personal, como advierte un artículo para LinkedIn. En esta línea, las estadísticas muestran un alto nivel de malestar entre los colaboradores, con una prevalencia creciente de la llamada renuncia silenciosa. En consecuencia, este 2024 estará marcado, también, por una tercera tendencia central:

3. Mejor balance vida-trabajo y un nuevo enfoque en recompensas

“Lo que funcionaba para una fuerza laboral anterior al COVID, ya no lo hará”, aseguraba Chi Tran, experta en salario y negocios de datos, al ser consultada por Mercer. Por ende, y a partir de un estancamiento en los presupuestos generales destinados al salario, la prioridad en 2024 estará enfocada en retener el talento a partir de beneficios, explicó al respecto.   

En esta línea, el foco estará puesto en las trayectorias profesionales, el reciclaje y la mejora de habilidades, así como en incentivos variables. Por ello, los beneficios serán más personalizados a partir de la emergencia de una “cultura de equilibrio entre vida y trabajo, con más flexibilidad horaria y programas de salud y bienestar”, detallaba Tran. 

Coincide al respecto la especialista en Recursos Humanos Lais Bertolino, quien en un artículo para LinkedIn, argumenta que la satisfacción de los empleados es ya un factor prioritario y, conforme la tendencia siga creciendo, los departamentos de RR.HH. desempeñarán un papel creciente en el diseño y la implementación de programas integrales de bienestar. Estos se caracterizan por un triple abordaje, donde lo físico, lo mental y lo emocional están por igual en primera línea, con el fin de que los ambientes de trabajo sean realmente positivos y de apoyo. 

Claro que, llegado ese punto, será necesario poder evaluar que estas iniciativas de bienestar y recompensas estén produciendo los objetivos deseados. Por eso, en 2024, se prevé que se continuarán implementando herramientas y métricas de medición del impacto. Además, la retroalimentación continua de los colaboradores resultará clave para ajustar y mejorar estos programas, asegurando que realmente satisfacen sus necesidades y expectativas. 

4. Profundización del desarrollo continuo en la gestión del talento

Con las evaluaciones anuales en retirada, la tendencia será cada vez más hacia una gestión del desempeño basada en modelos dinámicos y continuos. En consecuencia, en 2024, y con ayuda de las nuevas tecnologías que son capaces de recopilar datos en tiempo real y de ofrecer retroalimentación instantánea, se espera que las organizaciones continúen implementando herramientas ágiles para medir y mejorar el rendimiento de sus colaboradores. 

Así, la tendencia será hacia entornos que fomenten el desarrollo continuo del personal, donde el aprendizaje se integre naturalmente en el flujo de trabajo diario. De esta manera, explica Mercer, al promover el desarrollo de habilidades desde adentro, se apunta a que las organizaciones avancen proactivamente a resolver la problemática de la escasez de talento. 

De igual modo, sugiere que el desarrollo de habilidades es “una palanca rentable para la retención”. Precisamente por eso, e incluso desde el punto de vista comercial, es rentable invertir en el desarrollo de las habilidades de los equipos. 

Como corolario, y a partir del viraje en la gestión del desempeño, la capacidad de adaptación y mejora constante se convierte en un activo estratégico para las empresas que buscan mantenerse competitivas en un entorno laboral dinámico. Es en todo este proceso, que los profesionales de RR.HH. serán los líderes indiscutidos a la hora de implementar cambios positivos, asegurando tanto que los procesos estén alineados con la cultura organizacional, como promoviendo transversalmente, una mentalidad de desarrollo. 

Fuente: Visma Blog


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios