Tercerización laboral: desafíos y oportunidades en el 2022

1029

En Perú, 8 de cada 10 empresas tercerizan algún tipo de servicio o flujo para maximizar su productividad. Según el Ministerio de Trabajo y Promoción de Empleo (MTPE), aproximadamente 400,000 peruanos se desenvuelven en el sector servicio, de los cuales el 60 % trabaja para empresas tercerizadoras. Este panorama indica que, estos profesionales son la fuente de sustento de casi 240,000 familias en el país.

Durante el 2021, esta industria fue muy atractiva para las empresas, debido a que empezaron a entender el concepto de ahorro vs. beneficio. De este modo, las organizaciones optaron por la contratación de mano de obra en diversos rubros, reducir activos, manejar eficiencias dentro de una cadena de suministro de la compañía, tercerizar posiciones administrativas, flujos operativos, entre otros.

Factores que impulsaron la tercerización

Entre los principales motivos que impulsaron la contratación de los servicios y flujos tercerizados, por parte de las empresas fueron: 1) Trasladar un procedimiento a expertos y con experiencia en la materia, generando así, menor planilla fija, reducción de costos fijos (posibles activos) y tercerizar el riesgo y/o soporte a un proveedor que pueda brindar un respaldo eficiente. 2) Tener maximización de beneficios, los cuales se convierten en ahorros tangibles e intangibles para las compañías y 3) trabajar bajo la variabilidad de modelos de intermediación y tercerización según giros y nichos de negocio. Esta se puede adaptar un modelo a necesidad del cliente, respetando el ámbito legal.

Servicios en la mira para el 2022

Según Gonzalo Torres, gerente de Mantenimiento y Servicios Auxiliares del Grupo EULEN Perú, para este año, se estima que los servicios de atención al cliente, auxiliares administrativos: gestión documentaria, teleoperadores y personal logístico, serán los más solicitados. Además, se proyecta una tendencia al alza del rubro de tercerización, debido a los ahorros monetarios que representan estos procesos y el profesionalismo y soporte en la gestión realizada. Es así como alcanzan la maximización de beneficios.

No obstante, el especialista indica que, para seguir impulsando este crecimiento, hay que trabajar básicamente sobre tres desafíos que atraviesa el Perú actualmente: 1) El incremento de la informalidad y más aún durante la pandemia, 2) la claridad y diferencia entre los conceptos de intermediación laboral y una tercerización desde el lado legal y operativo y finalmente, 3) la incertidumbre que se vive en la parte económica, sanitaria y gubernamental en el país.

Medidas para una óptima tercerización

Finalmente, de cara al 2022, es importante que las empresas tomen medidas para llevar a cabo una gestión óptima bajo la modalidad de tercerización, las cuales consisten en fomentar ahorros tanto en la parte interna como externa de la empresa, analizar que flujos pueden ser tercerizados para reducir costos.  Asimismo, optar por el uso de tecnología, automatizar procesos, uso de inteligencia artificial dependiendo el modelo de negocio.

No hay que dejar de lado de preocuparse por los trabajadores, fomentar el clima laboral y calidad humana, analizar la viabilidad de mantener el trabajo remoto y/o hibrido, ya que se ha constatado durante la pandemia el buen manejo de esta modalidad en la mayoría de empresas, pero previamente analizando el contexto, etc.

“En la parte económica, las empresas deben realizar sus presupuestos con mucha cautela, ya que no sabemos con exactitud cuál de las variables va perjudicar al país (sanitaria, gubernamental e inflación). Es mejor ser realistas y conservadores, siempre con el optimismo correspondiente para salir adelante”, precisó Gonzalo Torres del Grupo EULEN Perú.


SUSCRÍBETE a InfoCapitalHumano y entérate las últimas novedades sobre el sector de Recursos Humanos. Conoce más en el siguiente link: https://bit.ly/2Ot6KZm

Comentarios